Debido a la contingencia sanitaria 15.55% de los estudiantes universitarios han abandonado sus estudios, muchos de ellos no regresarán a las instituciones educativas a concluir su formación. 

Previo a la pandemia, la demanda de habilidades en el mercado laboral que no ofrecen las instituciones educativas con los programas actuales, ya anunciaba una amenaza en el futuro de muchas universidades. Aunado a lo anterior, los cambios demográficos, ocasionados por bajas tasas de natalidad en años anteriores, también anunciaban una baja en el número de estudiantes matriculados en este tipo de instituciones. 

Derivado del COVID-19, que ha afectado a poco más de 26 millones de estudiantes de educación superior a nivel global, la crisis en las universidades se exacerbó. Debido a la pandemia, se está produciendo un alarmante retroceso en el que 15.55% de los estudiantes universitarios han abandonado sus estudios porque han tenido que salir al mercado laboral para hacer frente a la crisis financiera familiar. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), otros más no regresarán porque no encuentran razones para seguir matriculados en una institución que no garantiza un empleo. Ante estas tendencias, es casi un hecho el cierre de muchas instituciones por falta de ingresos para cubrir los costos que desde antes de la pandemia ya presentaban.

Educación y trabajo

A pesar de que se ha visto una relación positiva con los niveles de formación, según la OCDE, la tasa de empleo de los jóvenes entre 25 y 34 años sin educación media superior es del 61%. Para aquellos con educación media superior es del 78% y del 85%. En más de un tercio de países de la OCDE y países socios, las tasas de empleo para personas de 25 a 34 años con educación media superior son iguales o superiores a las de aquellos con educación superior en los países que tienen programas con un aprendizaje basado en el trabajo sólido e integrado a programas vocacionales.

Gráfica 1. Tasas de empleo de las personas de 25 a 34 años, por nivel educativo y programa orientación (2019).

Fuente: OECD (2020)

De igual forma, se observa que los programas de vocaciones ofrecen una mayor práctica con el mundo real, lo que los pone en ventaja durante el nuevo orden económico. 

Gráfica 2. Distribución de estudiantes de formación profesional por tipo de programa vocacional (2018).

Fuente: Education at a Glance (2020)

Esto a pesar de que para muchas personas las profesiones técnicas no son tan valoradas como las universitarias. Esto se debe a que cada vez más las empresas, sobre todo las empresas de mayor tamaño demandan técnicos de formación profesional (FP). En España, por ejemplo, han llegado a absorber el 42,4 % de las ofertas de trabajo. Esto llevó a que se contratará 54 % más de técnicos de FP. Esto debido a su flexibilidad y capacidad para adaptarse a las necesidades del mercado laboral. Esta tendencia, podría aumentar la matrícula en estos programas, si las universidades no hacen ajustes a sus planes y programas de estudio.

¿Qué deben considerar las universidades?

De acuerdo a Sledge & Dovey Fisgman (2014), las instituciones de educación superior del siglo XX al siglo XXI deben considerar que la selección de la universidad estará en función del análisis costo – beneficio que hagan los estudiantes con los datos que generen las redes sociales y las mismas universidades. No se basará en los rankings o en el material de mercadotecnia. La experiencia del estudiante deberá ser personalizada con el apoyo de medios digitales y plataformas, y no un conocimiento generalizado. La credencialización de los estudiantes sea acumulable y no sólo un título de cuatro años; y que el perfil del estudiante se crea con base a la elección de la ruta de aprendizaje que elija basado en sus necesidades, tiempos, recursos y objetivos. 

Conclusión

Si estos factores no son considerados, otros modelos de formación atraerán a los estudiantes para ofrecerles formación continua a lo largo de la vida más adecuada a la realidad actual. El cambio de la educación está permitiendo que se generen modelos como Singularity University, la cual es una comunidad global de aprendizaje e innovación. Ellosutilizan tecnologías exponenciales para abordar los mayores desafíos del mundo y construir un futuro mejor para todos. Otro ejemplo es la University of Louisville. Ésta ofrece todos los cursos de Microsoft, Cisco, IBM, Google, Adobe (badges) para la sociedad de manera gratuita en una Iniciativa que llama del Futuro del Trabajo (FWI). Se centran en 3 áreas principales: Transformación de la fuerza laboral, desarrollo de la industria e Inteligencia Artificial para el bien o el programa de “freshman year for free”. Este tipo de ofertas permite una educación continua y más flexibilidad para trabajar y estudiar. 

Nuevas iniciativas

La iniciativa de Microsoft y Linkedin es otra oferta educativa. Mediante análisis de datos de estas empresas, se logró identificar cuáles serán las habilidades y los empleos más demandados en el corto y mediano plazo. Esto con el fin de evitar que más personas pierdan su empleo derivado de la crisis de COVID-19. Una vez identificados, crearon cursos gratuitos para capacitar a 25 millones de personas. Los diez cursos son:

  1. Desarrollador de software
  2. Representante de ventas
  3. Gestor de proyectos
  4. Administrador de Tecnologías de la Información
  5. Especialistas en servicio al cliente
  6. Personal de soporte técnico
  7. Especialista en marketing digital
  8. Analista de datos
  9. Analista financiero
  10. Diseñador gráfico.

La consolidación del modelo blended podría llegar a nivel global, en el que grandes universidades internacionales dan contenido online y las universidades locales ofrecen el componente presencial adaptando el aprendizaje a las condiciones locales. Así ayudarán al desarrollo de habilidades personales y sociales como networking, comunicación y trabajo en equipo.

Por todo lo anterior, se hace evidente un cambio en la educación superior. De no hacerse,  se verá el cierre de estas instituciones con mayor frecuencia y el aumento de matrícula en ofertas de formación más cortas y más adecuadas a la demanda del mercado laboral actual.

 

Cristina Cárdenas

ccardenas.peralta@gmail.com

 

Si te interesó este artículo, te invitamos a leer:

Estudiar para mi, estudiar para mi país

La Educación del siglo XXI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat