Hoy quiero tratar un tema importante en la vida laboral, hablar de promociones e incrementos salariales o, mejor dicho, negociar.

Antes quiero partir de dos ideas que deben cambiar tu mentalidad. La primera, que todo es negociable. La segunda, que en una negociación todas las partes deben quedar conformes, ninguna debe de quedar en una posición peor que antes.

Dicho lo anterior, quiero mencionar 6 puntos importantes que debes considerar antes y durante la negociación de una promoción o un incremento salarial.

1.- Asegúrate que les interesas. 

El primer consejo es asegurarse que la empresa u organización para la que trabajas valora tu contribución y les interesas. Esto será crucial para empezar cualquier negociación.

2.- Conoce los números del sector. 

Fija un monto a negociar, pero antes de hacerlo infórmate y averigua cuánto pagan en la industria y en el puesto equivalente. Puedes buscar estudios públicos de remuneración y también te recomiendo visitar sitios como glassdoor.com.mx, ahí podrás comparar las remuneraciones que un sector o industria está pagando. Busca una congruencia.

3.- Elabora una justificación. 

Al solicitar un aumento, debes demostrar el retorno de inversión que supones para ellos. En otras palabras, si vas a cobrar más, debes hacerles ganar más. 

4.- No todo es un salario monetario. 

Lo más obvio es negociar sobre una remuneración económica en términos pecuniarios, pero recuerda que una remuneración también considera prestaciones, bonos de rendimiento, más días de vacaciones o simplemente reducir horas de trabajo. Si la negociación no avanza cuando hablas en términos monetarios, mueve la conversación para incluir estos conceptos.

5.- Fija una fecha futura. 

Si no logras nada, fija una fecha de revisión futura y asegúrate de documentar y justificar tu progreso durante este tiempo. Al momento de la revisión, estarán virtualmente en deuda contigo porque habrás demostrado que el retorno de inversión que supone tu contribución, es real.

6.- Cuando alcances un punto, deja de negociar. 

Si ya has logrado avanzar en la negociación y sospechas que no avanzará más, detente. Deja de negociar y evalúa si ambas partes quedan conformes. Recuerda la idea inicial, en una negociación todas las partes deben ganar.

Suerte en tu próxima negociación.

Edwin Garcilazo

edwingarcilazo@gmail.com

@InflexionD

Si te interesó este artículo, te invitamos a leer:

El currículum vitae caducó

Consejos para tomar decisiones en tiempos de crisis

Abrir chat