Contexto

 

Una de las características de la era digital es el uso y consumo de aparatos y dispositivos electrónicos, que son todos aquellos que tienen batería o enchufe, que requieren una fuente de energía. Cada vez vamos incorporando más de éstos en las actividades de nuestra vida diaria. Además, estos dispositivos han evolucionado a ser también digitales, es decir, que utilizan y transmiten información. Hoy es difícil imaginar nuestra vida sin los beneficios y comodidades que nos dan estos aparatos, pero ¿qué pasa cuando se descomponen, los reemplazamos, dejan de ser útiles para nosotros o simplemente ya no nos agradan? Se convierten en E-Basura (E-Waste) o residuo electrónico.

 

Problemática

 

Se estima que en 2021 se generaron 50 mil toneladas de E-basura en el mundo y para 2050 el volumen será 120 mil millones, la tasa de crecimiento cada vez es mayor. En primer lugar, porque la tasa de consumo de estos dispositivos también es creciente, como lo mencioné al inicio; y en segundo lugar porque no estamos afrontando la problemática adecuadamente como humanidad, y las posibles soluciones siguen siendo poco adoptadas por la mayoría. 

 

Del total de los residuos electrónicos, sólo se está reciclando el 20%, la gran mayoría no se sabe su destino. Mucha de la basura electrónica termina en cielo abierto, y la contaminación nos impacta directamente a todas las personas en el aire, en el agua, en la flora y la fauna de nuestro planeta. Estos residuos tienen materiales altamente tóxicos, como plomo, bario y otros metales pesados. 

 

Posibles soluciones

 

La solución a esta problemática no es simple, requiere ajustes de quienes producen y de quienes consumen. Dada la dinámica de consumo que vivimos en esta era digital, los consumidores somos quienes podemos inclinar la balanza de la producción y tenemos la posibilidad de cambiar la dinámica de consumo y uso de los dispositivos electrónicos, incrementando la correlación con el cuidado del medio ambiente. 

 

La implementación de modelos de economía circular es una alternativa que puede ayudar a generar círculos virtuosos en la producción y consumo de los productos electrónicos y digitales, ya que estos incorporan el uso, reuso, reparación, reciclaje y renovación de productos existentes, así como la de sus componentes, buscando un valor agregado para todos. 

 

Caso de éxito

 

En Querétaro, México existe un caso de éxito en la implementación de estos modelos. Álvaro Núñez Solís ha creado el Sistema de Gestión de Productos Obsoletos basado en una Economía Circular Colaborativa con la que ayuda a las empresas y a personas a reducir, reusar y/o reciclar sus productos obsoletos. Este sistema está integrado por 6 componentes:

 

  1. Punto Verde: impulsa la educación ambiental y el programa “El Saber Ayuda” mediante la donación de materiales electrónicos recuperados para mejorar la preparación práctica de los estudiantes.
  2. CIRCULARE: plataforma digital para la gestión de productos obsoletos (ropa, libros, juguetes, electrónicos, etc.) y su entrega a centros de reciclaje y ONG’s.
  3. Recicla Electrónicos México: infraestructura tecnológica y conocimiento para el reúso y reciclaje de productos electrónicos obsoletos.
  4. EcoMakerShop: laboratorio de innovación para nuevos usos y/o formas de recuperación y reciclaje de materiales.
  5. EcoMakerStore: tienda física-línea de productos y refacciones recuperadas para smart tv´s, mecatrónica, electrónica, robótica y automatización.

 

Con este sistema se logra impactar positivamente 12 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable.

 

Conclusión

 

La era digital sin duda ha mejorado nuestra calidad de vida, pero esos beneficios debemos tomarlos con responsabilidad y plena conciencia de los posibles impactos que dependen de cada uno de nosotros cuidar, para que el desarrollo sea sustentable y sostenible en el tiempo. El hiperconsumo que estamos viviendo puede tener consecuencias devastadoras para la humanidad si no somos consumidores responsables. Y tú, ¿eres un consumidor responsable de la tecnología?

 

Roberto Galíndez Gallegos

rjgalindez@gmail.com

@rjgalindez

 

Si te interesó este artículo, te invitamos a leer: 

 

Brecha digital

 

Espejo digital

 

Abrir chat