Esta pregunta me la han hecho varios amigos en el último par de años, y es donde empieza mi historia…

Egresé de la licenciatura hace aproximadamente 8 años. Durante 6 de estos 8 años no deje de trabajar ni un solo día. Todo fue “NORMAL”, hasta que un día llego un invitado inesperado a nuestras vidas llamado “COVID-19”, el cual cambio mi vida por completo. Mi trabajo tuvo un “break”, y dar inicio a: “LA NUEVA NORMALIDAD”.

Si bien disfrute los primeros días en casa, no lo puedo negar, era algo nuevo: Netflix, dormir, pijama, y más Netflix. Hasta que no pasaron más de 2 semanas y dije “TENGO QUE HACER ALGO PARA MI”, pero bueno… “COVID”, no había mucho por hacer, ya que teníamos que estar resguardados en casa con todas las medidas sanitarias posibles, así que no tenía muchas opciones.

Siempre tuve las ganas de continuar con mi preparación profesional y estudiar una maestría que me ayudara a crecer en mi trabajo y con mi equipo. Si bien el tema de liderazgo y dirección de proyectos me parecía un tema fascinante y del cual quería ser parte, me di a la tarea de buscar escuelas y programas para empezar con mis estudios.

Un día de suerte, vi una publicación de “EDUCAFIN”, una dependencia del gobierno de Guanajuato la cual promocionaba un programa llamado “TALENTOS DE EXPORTACIÓN”, el cual llevaba de la mano con “FUNDACIÓN BECA”. Mencioné “día de suerte”, porque la convocatoria cerraba ese mismo día. Sin dudarlo, envíe mis documentos y me inscribí.

Después de un proceso algo “largo”, recibí la gran noticia, tenía una beca para estudiar un máster online en una de las mejores universidades de negocios en España. Cabe mencionar que esta beca, es también un financiamiento, pero muy accesible, mejor dicho: MUCHÍSIMO. Y fue aquí donde empezó toda esta aventura. El máster que elegí era online, lo cual me permitía tomar los webinars de clase grabados en cualquier momento y todas las veces que yo quisiera, así mismo la flexibilidad de leer los documentos de clase, contestar exámenes y entregar trabajos finales era muy amplia, lo cual me permitía programar mis actividades diarias y escuela sin comprometer ninguna. Los temas fueron muy interesantes y ahora de gran valor para mi trabajo.

Si bien la escuela tenia áreas de oportunidades. El seguimiento de las personas del programa “Fundación Beca” y “Educafin” nunca falto, lo cual hizo más ameno este proyecto. En mi experiencia ha sido de las mejores inversiones en mi vida, amplio mi C.V., aprendí nuevas técnicas y herramientas que uso en mi día a día, crecieron mis habilidades de liderazgo e inteligencia emocional, lo cual me ha permitido tener MEJORES oportunidades laborales y sociales.

Soy totalmente creyente que todos podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío, sin embargo, en esta ocasión de encierro, perdidas y cambios, decidí fijarme un objetivo y trabajar para lograrlo, después de un par de años puedo decir que mi vaso está muy lleno.

Conoce más a cerca de la Convocatoria de Guanajuato en… https://www.youtube.com/watch?v=QVjbdpQ_aHU