Categorías: ConsejosEstudiantes

La habilidad más valorada en el mundo

En los últimos 30 años el mundo laboral se ha transformado a una velocidad que a muchos nos cuesta trabajo mantener. Pero esta dificultad se…

En los últimos 30 años el mundo laboral se ha transformado a una velocidad que a muchos nos cuesta trabajo mantener. Pero esta dificultad se deriva de no prestar atención al desarrollo de una habilidad puntual, hablo de la capacidad de aprender.

Si, hoy la habilidad más valorada en el mundo laboral es la capacidad de aprender. Pero veamos con más detenimiento qué exige el desarrollo de esta habilidad.

Hace no mucho tiempo se hablaba de una palabra en el mundo laboral que explicaba la capacidad de una persona para adaptar sus capacidades y competencias a un entorno laboral, esta palabra era: empleabilidad. Un término que la Organización Internacional del Trabajo promovió como una de las habilidades más reconocidas en un profesional.

Sin embargo, la velocidad del mundo laboral ha relegado este concepto al olvido y ha colocado otro, conocido en inglés como learnability, cuya traducción no es exacta. Pero se puede definir como el deseo y la habilidad por aprender rápida y eficazmente.

Hasta este momento, la empleabilidad llevaba la delantera como la habilidad más valorada, es decir, que conseguir un empleo dependía de las competencias y conocimientos que demostraras y cómo lograbas adaptarlas para entregar un valor. Pero la velocidad de la que hablo en el mundo laboral exige que las personas se actualicen constantemente y en el menor tiempo posible.

Se dice que una persona, después de terminar sus estudios superiores tendrá que reciclarse entre 10 y 14 veces a lo largo de su vida laboral. Esto exige tener una amplia capacidad de aprender.

Por ejemplo, hoy empresas como Google, contratan a personas que, sobre todo, sean “aprendices versátiles”. Dicho de otra forma, que tengan la capacidad de leer el entorno, aprender de él y luego crear.

La recomendación es desarrollar una actitud y un interés por aprender. No motivado por la ignorancia, sino por el deseo de desarrollo personal.  Resalto la palabra actitud porque el hecho de aprender supone algo que demanda mucho esfuerzo: des- aprender. Y no se trata de cambiar constantemente de área laboral o de rubro laboral, sino de tener la capacidad de saltar de un conocimiento a otro y aplicarlo en nuestro entorno laboral.

Como podrán ver esto demanda otras cualidades como la curiosidad y un poco de paciencia. Una recomendación personal es volver al proceso de aprendizaje en una experiencia que disfrutemos, en la que veamos cómo nos desarrollamos profesionalmente.

Así que el proceso de aprendizaje no termina cuando uno recibe un título o un grado. Mejor dicho, aquí comienza el camino del aprendizaje constante. La gran ventaja es que hoy tenemos muchas opciones, en entornos físicos y virtuales, para seguir aprendiendo.

Por: Edwin Garcilazo. edwingarcilazo@gmail.com

Compartir
Team Bigpyx

Deja un comentario
Publicado por
Team Bigpyx
Etiquetas: habilidades

Esta web usa cookies.