El aforismo griego que reza “conócete a ti mismo”, es tal vez el más famoso y dio origen a toda una filosofía. En esencia se refiere a la relevancia personal que tiene el autoconocimiento para el ser humano y es, en el fondo, un acto de sabiduría. Comúnmente se relaciona con la capacidad de gobernarse a sí mismo, mirarse desde la perspectiva de un tercero.

Quiero plantear ahora la importancia y relevancia que supone conocerse a sí mismo para saber en qué y cómo contribuir al mundo a partir de nuestras tendencias naturales de carácter, de nuestras habilidades sociales y de nuestros patrones de pensamiento. Todos, desde nuestra cotidianeidad contribuimos con algo al mundo, a nuestro entorno. 

¿Cómo contribuir al mundo?

Imagina poder contribuir de forma más eficaz y eficiente, desde una perspectiva en la que naturalmente eres bueno, te desenvuelves con talento, disfrutas las actividades y, en consecuencia, contribuyes de mejor forma. El punto inicial para comenzar a realizar esto es conocerte a ti mismo, pero ahora en términos de tus talentos, habilidades sociales y patrones naturales de pensamiento.

Ray Dalio, autor del libro Principios, deja ver la importancia que tiene contratar a las personas adecuadas, pero, sobre todo la importancia que tiene que desempeñen actividades en las que son naturalmente buenos. Para lograr esto, no solo creó una organización con actividades específicas y claras en cada puesto si no también evaluaba de forma consistente las habilidades, talentos e inclinaciones mentales de cada miembro para asegurarse que estaban en el puesto correcto.

Estas evaluaciones las aplicaba desde varias fuentes, pero hace pocos días lanzó una evaluación en línea, mucho más robusta, para que de forma individual puedas evaluar tus habilidades, talentos e inclinaciones cognoscitivas. Además de ser gratuita, los resultados los obtienes en menos de 10 minutos y cada resultado es acompañado por un conjunto de definiciones que dejan ver las oportunidades de crecimiento y los talentos de cada perfil.

Tal como los explica en el libro, estos perfiles están clasificados en arquetipos, acompañados de sus tres principales cualidades. Estos arquetipos obedecen a un patrón o conjunto de características que son evidentes en las personas, sobre todo en el plano profesional.

Con más detalle se puede ver claramente cómo cada arquetipo convive con cada uno de los otros arquetipos y las relaciones óptimas que pueden generarse.

Conclusión

Una herramienta útil para quien quiera conocerse mejor y poder contribuir desde una perspectiva más eficaz. También resulta útil para quien quiera contratar o formar un equipo de trabajo, saber cuál es la tendencia general del grupo y saber si en lo individual las personas están en el lugar más adecuado.

La página web de la evaluación es: principlesyou.com 

 

Edwin Garcilazo

edwingarcilazo@gmail.com

@InflexionD

Si te interesó este artículo, te invitamos a leer:

Re-construyendo nuestro sentido de vida

Networking, un juego de suma positiva

 

Abrir chat