Categorías: Consejos

Cómo escribir un artículo académico

En un post anterior, te brindé consejos acerca de cómo ser original para que tus trabajos académicos sean aceptados y publicados en revistas académicas revisadas…

En un post anterior, te brindé consejos acerca de cómo ser original para que tus trabajos académicos sean aceptados y publicados en revistas académicas revisadas por pares.

En este segundo post hablaré de la escritura del artículo en sí misma. Pasemos sin más a ello:

La escritura de un artículo académico debe ser precisa, rigurosa y clara. Escribe exactamente lo que quieres decir, y nada más que ello. Brinda una idea o hipótesis desde el principio, para que el lector sepa qué es lo que demostrarás en el artículo. Sé riguroso. Usa un lenguaje preciso y no ambiguo, incluyendo los términos técnicos de tu disciplina que sean apropiados, y definiendo cómo usas otros términos. Dirígete al grano. No uses un lenguaje florido, literario o barroco. No trates de incluir tus ideas sobre otros temas solo periféricamente relacionados. Si algo es muy importante, ponlo en el texto principal, y si es menos importante, ponlo en una nota al pie. Si no es importante, no lo incluyas. Ello realzará la impresión de que todo el material en tu artículo es de alta calidad. Cicerón, en la antigua Roma, pensaba que “Lo bueno, si es breve, es dos veces bueno”. Tenía razón. No discurras más de la cuenta. Dicho eso, hay que saber que las extensiones de los artículos publicados en journals van desde unas pocas hasta más de 10,000 palabras. En cuanto al estilo, sigue las indicaciones de la revista que hayas elegido, las encontrarás en su sitio web, usualmente en una sección titulada Guía para autores, o un título similar.

Cuando hayas completado la escritura, lee tu trabajo varias veces antes de entregarlo. Muchas veces. Asegúrate de entregar tu mejor trabajo. Elimina todo lo que no sea seguro, todo lo dudoso, todo lo objetable. Si tienes un colega de confianza en tu disciplina, pídele que lo lea y te dé su opinión. La ortografía y la gramática deben ser impecables. Si el trabajo está en un idioma que no es tu lengua natal, puedes contratar un servicio de edición o corrección de estilo, o pedirle a un colega hablante nativo que lo revise.

¡Te deseo mucha suerte!

Damián Fernández: damianbeanato@gmail.com

Compartir
Fundación Beca

Deja un comentario
Publicado por
Fundación Beca

Esta web usa cookies.