Categorías: Educación

Efectos del COVID en la educación

La educación como fenómeno tiene diferentes perspectivas. Desde el aspecto sociológico la educación se puede definir como lo hace Durkheim (1979, pp.49), “la influencia de…

La educación como fenómeno tiene diferentes perspectivas. Desde el aspecto sociológico la educación se puede definir como lo hace Durkheim (1979, pp.49), “la influencia de las generaciones adultas sobre aquellos aún no preparados para la vida”. En función de esto y a criterio personal se considera que el objetivo de la educación no es solo el desarrollo de destrezas, habilidades y competencias, sino el desarrollo de las capacidades con saberes críticos y reflexivos que aporten positivamente a la solución de problemas que demanda la sociedad.

La pandemia provocada por el coronavirus, ha permitido observar desde otra perspectiva a la educación. Ya que las clases como las conocíamos, se han visto reformuladas por los medios digitales, y actualmente las clases se generan y se gestionan online, con la ayuda de las tecnologías de información y comunicación (TICs). Estas acciones conllevan a interrogantes que fomentan el análisis sobre el tema de la educación, ver lo bueno y lo malo.

Desde el aspecto positivo, se tienen dos aristas. La nueva manera de educar por medio de las TICs favorece el paidocentrismo. Le da prioridad al estudiante, lo pone en el centro de la acción. Esto se traduce en que el maestro debe de generar métodos y estrategias de enseñanza que ayuden a cada uno de sus estudiantes.

Y la segunda es que con esta función el estudiante puede desarrollar su autonomía, ya que él es el amo y señor de su tiempo, él puede organizar y gestionar su tiempo como le plazca para lograr sus aprendizajes esperados y por ende ayuda al desarrollo de la metacognición y la maduración.

Pero también la educación en tiempos del COVID tiene aspectos negativos que son difíciles de ignorar, y si se me permite ha desenmascarado y puesto en evidencia a “profesionales en educación”, que no tienen las competencias necesarias para poder jactarse de ser profesionales.

El primer aspecto a analizar de manera global, es el mismo acto de educar. El proceso educativo en tiempos de COVID mostró la simulación. Ya que existen profesores y maestros que lo único que han hecho estos ya casi 7 meses de pandemia es simular que enseñan. El acto de pedirle a un estudiante que vea una clase en TV de 30 minutos, que lea 10 páginas de un PDF o que encienda su cámara de Zoom en medio de una sesión no es enseñar. Se necesita de estrategias que acompañen al estudiante a desarrollar lo antes mencionado (metacognición y maduración), y solamente aquellos profesionales en educación los pueden lograr.

El último aspecto a revisar es la desigualdad. Claramente este aspecto se puede debatir desde los enfoques macroeconómicos, pero hay que centrarnos en la realidad educativa de diario. Y la desigualdad a la que nos referimos es la tecnológica y educativa.

Se tienen chicos que solamente tiene un celular para tomar todas sus clases, y hay otros que si cuentan con diferentes gadgets, hay estudiantes que no cuentan con conexión a redes de internet, o de plano no cuentan con los recursos para ninguna de las dos.

Y desde el aspecto pedagógico, el acto educativo de manera digital hace evidente que estudiantes están avanzados y cuáles tienen áreas de oportunidad que los mantiene marginados en el proceso educativo.

El tema de la educación en tiempos de COVID da pauta a discutir más aspectos, así que este tópico continuará.

Por Amaury Aguilar, aaguilar@estudiamas.com.mx

Compartir
Fundación Beca

Deja un comentario
Publicado por
Fundación Beca

Esta web usa cookies.